Automoción Jovimar Taller en Torrevieja

El taller Bosch para tu vehículo

volver

Adquirir un coche de segunda mano

En estos tiempos de crisis, como lo indican las cifras a la baja de venta de vehículos nuevos, los consumidores acuden más que nunca a la compra de coches de segunda mano, que ofrecen unos precios a menudo claramente más bajos. La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, advierte que esta práctica es una opción que tiene sus riesgos y aconseja multiplicar las precauciones. Entre ellas, evaluar el estado del vehículo previo paso del mismo por un taller de mantenimiento y reparación de vehículos.

Según Asgeco, existen dos formas de adquirir un vehículo de segunda mano, la primera sería a través de concesionarios y la segunda mediante particulares. ASGECO recomienda decantarse por la compra en los concesionarios, ya que pueden ofrecer garantías que el particular no puede.

A la hora de comprar un coche de segunda mano, la venta se ha de formalizar por escrito mediante un contrato de compraventa. En ese contrato deberán aparecer siempre los datos del vendedor y del comprador, las características del vehículo, el precio, la garantía del vehículo y la forma de pago. ASGECO Confederación recomienda, antes de la compra, acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico para solicitar la información del vehículo y así asegurarse de que no pesa ninguna carga fiscal sobre el mismo, que tiene todas las revisiones de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) al día y cerciorarse de que los datos oficiales del vehículo son correctos. Además, para la organización consumista, antes de proceder a la compra del vehículo, es recomendable realizar una revisión técnica al mismo, concertando una visita a talleres especializados en esta práctica (se adjuntarán los resultados de esta revisión al contrato). En el caso de que el vehículo precise alguna reparación, el comprador podrá arreglarlo por su cuenta y pedir el descuento del mismo sobre el precio final o bien exigir al vendedor el arreglo antes de comprarlo. También conviene cerciorarse de algunas cuestiones básicas que podrían influir en el precio final, como verificar que el cuentakilómetros no está manipulado.

Por último, el comprador debe saber también que la adquisición de un vehículo usado conlleva una serie de costes adicionales, como el abono del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en Hacienda y las tasas en Tráfico. Para realizar el cambio de titularidad del vehículo el comprador debe dirigirse al Registro de la Dirección General de Tráfico.

Ni un coche de ocasión sin las debidas garantías de solvencia técnica. Este es el planteamiento que ya se ha realizado por parte de alguna asociación provincial de talleres. La idea consiste en presionar a la Administración para que regule por ley la necesaria obtención de un certificado, emitido por un taller mecánico legalmente establecido, de todos los coches de ocasión que salgan al mercado. De esta forma, el comprador que adquiera un coche usado lo hará con todas las garantías. En este sentido, la propuesta consiste en que se apruebe una legislación que obligue a los vendedores, además de a demostrar que el vehículo ha pasado la ITV, a adjuntar una certificación realizada por una empresa externa que garantice cuestiones como el estado en el que se encuentra el vehículo o su kilometraje real. Lo que se pide, básicamente, es un modelo similar a las estrellas que se conceden a un hotel y que hace que su cliente ya sepa, de antemano, las características que va a encontrar en el mismo. De este modo, el certificado sería un documento que permitiría al comprador comprobar, de forma rápida y fiable, que los criterios que garantizan el buen estado de un vehículo usado, tanto a nivel estético como mecánico, se han cumplido siguiendo unas estrictas normas de comprobación y unos altos estándares de calidad. El objetivo de esta iniciativa es que siempre haya una garantía de calidad en todos los vehículos que se vayan a transferir, ya que pueden haber pasado la ITV hace un año y, después, haber tenido un accidente o averías. Por ello, se aboga por que el certificado se tenga que obtener en el momento de la transacción.

Confía el diagnóstico a tu Bosch Car Service A expensas de lo que decida la Administración, quién mejor para ayudar al automovilista a saber en qué estado se encuentra el vehículo de ocasión que está interesado en comprar o vender. Ese es el objetivo del servicio de revisión para coches usados puesto en marcha por la red de talleres Bosch Car Service hace ya algunos meses. Gracias a él, el usuario podrá tomar la decisión adecuada antes de comprar su coche. Solo tendrá que acudir a un Bosch Car Service (BCS) para que le revise el estado en el que está el vehículo de acuerdo con una completa ‘checklist’ que incluye más de 50 puntos de comprobación entre elementos mecánicos, de carrocería (chapa y pintura). Además de otros aspectos relativos al funcionamiento, aspecto general del vehículo y estado de los accesorios obligatorios, e incluso de la documentación. Este completo servicio supone también una excelente ayuda para el usuario que tenga un automóvil que quiera vender a un tercero, para comprobar antes de venderlo si el coche está bien o si tiene que solucionar algunos problemas antes de ponerlo a disposición del comprador. El “certificado de salud” que le expedirá el taller Bosch Car Service tendrá una doble utilidad: garantizar al vendedor que el vehículo que vende esté en buenas condiciones y, del mismo modo, asegurar al comprador que adquiere un vehículo en perfecto estado de mantenimiento.

Solicitar información