Automoción Jovimar Taller en Torrevieja

El taller Bosch para tu vehículo

volver

¿Multar respecto al salario del infractor?

¿Debe pagar una multa más alta el conductor con mayores ingresos? La Unión de Guardias Civiles (UGC) acaba de lanzar esta propuesta fijándose en el modelo sancionador de los países bálticos. También quiere que se penalice a quien acumule más sanciones. “Queremos que las sanciones se adapten al salario del infractor”. La primera reacción por parte de las entidades que representan a los conductores ha llegado del lado de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que califica la propuesta de los Guardias Civiles de “acertada”, “razonable”, y “mucho más justa” que el sistema actual.

Si su sueldo le permite tener un coche de alta gama usted podría pagar más que otros conductores por una sanción de tráfico. Es lo que propone la UGC, cuyos responsables creen que quienes tienen más poder adquisitivo, cometen más infracciones. El sindicato propone que esta medida, que ya se aplica en los países bálticos, se pruebe en una comunidad autónoma para ver si realmente influye en que se cometan menos infracciones. Consideran que quienes ganan más paguen las multas con un treinta por ciento de su sueldo mientras que a los de menor poder adquisitivo se les penalizaría con un diez por ciento del salario. Una propuesta sobre la que los automovilistas discrepan. La UGC también pide que se penalice la acumulación de infracciones y que se adapten las multas si suben o bajan los salarios. La organización de Guardias Civiles ha pedido un estudio sobre el número de sanciones de tráfico y el nivel de los salarios a raíz de los recortes provocados por la crisis económica. “Para un mileurista una multa de 350 euros es una pasta, para una persona que gana 3.000 no es nada”, aseguran desde la UGC. La propuesta surgía desde los Guardias Civiles vinculados a la UGC destacados en Galicia. Los datos de las carreteras gallegas revelan que los positivos de alcoholemia han descendido más de un 20 % mientras que las multas puestas a través de radares crecen en más de un 30%. “Este último incremento es exagerado y sólo esconde un afán recaudatorio del Ministerio de Interior”, aseguran. Las nuevas medidas y formas de recaudación explican este repunte. Los mandos ya no son tan flexibles con los límites de velocidad. “Antes poníamos las multas cuando se superaba en 20 km por hora la velocidad permitida, ahora el tope se sitúa en 11 kilómetros por encima de la velocidad permitida”. Las sanciones, que antes se notificaban en el 70% de los casos, ya no se notifican al momento “en ninguno de los casos” por órdenes expresas, por lo que la UGC cree que “no realizamos nuestra labor de prevención” y tiene un fin claro: “aumentar las recaudaciones de la DGT”.

Los Guardias Civiles cada vez tienen menos control sobre el tráfico, lo que puede favorecer una mayor recaudación por parte de la DGT. Los ingenieros civiles de Tráfico son ahora los encargados de elegir los puntos exactos de colocación de los radares, tarea anteriormente realizada por la Guardia Civil que defiende conocer mejor la carretera. La Unión de Guardias Civiles ya ha lanzado propuestas concretas: “Queremos que los propios agentes marquen los controles de velocidad, que las sanciones se cumplan al momento: ‘cazado’, multado y avisado...a eso le llamamos precaución y lo contrario es injusto”. La UGC ha encontrado un culpable y una solución, apuesta “por una mayor presencia policial en la carretera, más corazón que máquinas”. Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha sido de las primeras entidades representativas de los automovilistas en evaluar la propuesta de la UGC para que el importe de las multas de tráfico se adapte al salario del infractor. Y le parece “acertada”. Para AEA este sistema de sanciones sería absolutamente razonable y mucho más justo que el actual. En la actualidad, las multas pecuniarias se basan en el daño económico que se causa a quién infringe una norma y evidentemente no se causa el mismo daño a un mileurista que a una persona que cobra 6 veces más al mes. En este sentido, hay que recordar que el artículo 68 de la Ley de Seguridad Vial establece que la cuantía de las multas podrá incrementarse en un 30%, en atención a la gravedad y trascendencia del hecho, los antecedentes del infractor y a su condición de reincidente, el peligro potencial creado para él mismo y para los demás usuarios de la vía y al criterio de proporcionalidad. Además, según AEA, este es el sistema que se utiliza en España respecto de los delitos y las faltas castigadas con multas por el Código Penal. Asimismo, AEA denuncia, coincidiendo con el criterio de la UGC, que las multas de tráfico no cumplen con la función de prevención sino que se han convertido en un mero instrumento de recaudación. ¿Qué opinais?.

Fuente: nubecar.com

Solicitar información